Ignacio Caraballo afirma que no hay datos objetivos que permitan cuestionar las diputaciones provinciales

El presidente de la Diputación de Huelva defiende el trabajo de los entes provinciales, “clave en el desarrollo territorial y social de nuestros municipios”

El presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, ha defendido el papel de las diputaciones provinciales como una pieza imprescindible en el desarrollo territorial y social de los municipios. Caraballo, que ha protagonizado hoy los desayunos informativos organizados por Europa Press y la Fundación Cajasol en colaboración con Atlantic Copper, ha asegurado que la modernización y adaptación de estas instituciones a los tiempos, “tiene que ser fruto de un análisis serio y sosegado de todas las fuerzas políticas, pero un debate de la estructura total del Estado, porque creo estamos cayendo en un error al hablar solo de las Diputaciones y no de las responsabilidades del conjunto de las administraciones”.

Caraballo -de quien el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal ha destacado en su presentación su vocación de servicio público y su defensa del municipalismo-, ha recordado el origen de las Diputaciones en el nuevo liberalismo español del siglo XIX “como primera experiencia en la descentralización de la administración”.

Asimismo ha destacado “su capacidad para adaptarse a los tiempos, con mucha mayor facilidad que otras estructuras existentes en nuestro país”, detallando que desde una perspectiva histórica, “no se puede entender el desarrollo y vertebración de nuestro país sin las carreteras provinciales, durante años las únicas que conectaban el territorio entre municipios, sin los servicios de electricidad provinciales, los de aguas, los planes de obras en los municipios, la recaudación de tributos, la recogida de basuras, etc..”

Respecto al debate sobre papel actual de estas instituciones y su vigencia, Caraballo ha señalado que “no hay datos objetivos que permitan cuestionar las diputaciones. Han querido engañarnos”. Así, ha recordado que el 60% de los municipios españoles tiene menos de 1.000 habitantes, “en los que ni el Estado ni las comunidades autónomas, pueden desarrollar esa labor de ayuda y asesoramiento constante que se les presta actualmente desde la diputación,  porque le falta algo imprescindible: el conocimiento de la realidad y de las personas”.

Estos municipios pequeños, ha indicado, necesitan ayuda económica, asesoramiento, cercanía “que hoy por hoy se los da la diputación y que no pueden ser suplidos ni por el Estado, ni por las Comunidades Autónomas, ni por fórmulas asociativas inventadas a la sombra de unos pactos”. Tras detallar los rankings de déficit público, número de trabajadores o coste para las arcas públicas, ha concluido que “las Diputaciones provinciales son las más rentables con mucha diferencia, teniendo en cuenta la labor que realizan en favor de los municipios y sus habitantes”, además de ser las instituciones que encabezan los índices de transparencia publicados por organismos internacionales, siendo la Diputación de Huelva la primera en transparencia en toda España.

Concertación y autonomía local

Respecto a la Diputación de Huelva ha señalado que “hoy es una entidad volcada en el territorio, una entidad que basa sus relaciones en el diálogo, el consenso, la cooperación, la asistencia técnica y económica, pero sobre todo en el principio de autonomía municipal”. Según ha señalado, desde que asumió la presidencia, la Diputación onubense ha conseguido uno sus retos principales: ser una institución municipalista, al servicio de los ayuntamientos y pegada al territorio.

Algo que, según subraya, se ha hecho desarrollando la concertación con los Ayuntamientos como modelo de gestión, teniéndolos como aliados y en un plano de igualdad. “Hoy, cada alcalde, cada alcaldesa, tiene plena autonomía y el poder de decisión sobre los recursos. Es lo que venimos a llamar el nuevo municipalismo, la nueva forma de relacionarse con los ayuntamientos de tu a tu en un plano de igualdad”.

En su intervención Caraballo ha enumerado diversos ejemplos de los servicios que realizan a diario las Diputaciones, “un trabajo diario, amplio y en permanente evolución, que muchas veces pasa inadvertido, simplemente porque están asegurados, excepto cuando no lo hacemos”. Al tiempo ha asegurado que “no podemos consentir que sea más complicado vivir en un pueblo pequeño que en una ciudad. Eso se llama discriminación”.

El presidente de la Diputación ha cerrado su intervención afirmando que el punto de mira en las Diputaciones requiere un debate sosegado entre todas las fuerzas políticas “para adaptarnos, modernizarnos, definir competencias, financiación y para alcanzar el objetivo final: conseguir mayor calidad de vida para nuestros vecinos, sin poner en peligro la viabilidad de los más débiles más débiles, los pueblos mas pequeños a los que hoy la diputación le da amparo, cobijo y recursos”.

Contenido relacionado
Icono Sede

Desde la Sede Electrónica podrás acceder a la información, servicios y trámites electrónicos puestos a disposición por la Diputación.